domingo, 24 de febrero de 2013

¿¿Estamos ante una renovación del ultramontanismo?


Ultramontano se refiere, según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua en su tercera acepción como “Partidario o defensor del más lato poder y amplias facultades del Papa.” Son aquellas corrientes de pensamiento en las que, el poder civil, no puede ser autónomo de la Iglesia.

De manera más amplia, yo me atrevería a proponer que hoy vivimos un neoultramontanismo; una tendencia cada vez mayor de parte de sectores religiosos, ya no sólo católicos, de ver al Estado como un apéndice de un poder emanado de los dogmas religiosos, llegando al punto de que no es posible ni aceptable el que este legisle y actúe en contra de los mismos.

Creo que puedo presentar algunos antecedentes históricos de ello, algunos lejanos en el tiempo, algunos cercanos en el tiempo y el espacio y, en nuestro país, tendencias a una manifestación de este “aggiornaminento” del ultramontanismo.

Algunos ejemplos históricos.

La Iglesia y el Ejército fueron los pilares sobre los que 
fundó Franco su dictadura en España. En esta foto se 
puede ver a un obispo y altos oficiales saludando con 
el brazo en alto.
El ejemplo más acabado que he encontrado en la historia reciente es el nacional catolicismo español, tal y como se configuró y operó durante la dictadura franquista en España, entre 1939 y 1975. Durante esos años, más que una dictadura fascista o nazi, lo que se dió fue una amalgama entre la jerarquía eclesial, profundamente conservadora y reaccionaria, con los estamentos militares, que aportaron el autoritarismo.

Las consecuencias fueron pavorosas para la sociedad española: la legalización absoluta del machismo, considerando a la mujer como una persona incapaz de ejercer sus derechos, equiparándola con una persona desvalida; la imposición de una moralidad que condenaba cualquier manifestación de modernidad o, siquiera, de cosmopolitismo; una intolerancia hacia toda aquella manifestación de la religiosidad que estuviera en contra del dogma oficial católico; una colaboración activa de parte de la Iglesia en la persecución, represión y desaparición física de cualquier persona que se opusiera a la dictadura de Francisco Franco y su infame “Movimiento Nacional”. Uno de los ejemplos más simbólicos es que Franco, utilizaba como lema el de “Caudillo por la gracia de Dios”, un tratamiento que incluso los mismos reyes habían abandonado. O que durante mucho tiempo saliera bajo palio, un honor destinado únicamente a la alta jerarquía eclesial.
Cada vez que Franco visitaba una 
iglesia se le honraba saliendo bajo 
palio.

Ríos Montt, al centro, es un "cristiano renacido", pero 
ello  no fue óbice para ejercer el genocidio en contra de 
etnias del grupo maya-quiché durante su dictadura.
Más cerca en el tiempo, está el caso de Ríos Montt en Guatemala. Desde que usurpa el poder a otros militares igualmente golpistas, este general-pastor neopentecostal ordena uno de los episodios de genocidio contra las etnias maya-quiché más brutales en cuanto a los métodos y la magnitud de personas afectadas. Y si los kaibiles (tropas de élite del ejército guatemalteco) eran la vanguardia, detrás entraban batallones de predicadores que sistemáticamente trataban de mantener a quienes sobrevivían en un estado de sumisión completo. Hay varios materiales audiovisuales donde se puede ver y oír a Ríos Montt predicando primero y justificando después, basado en mandatos “divinos”, las órdenes de asesinato contra cualquier opositor a la dictadura.

Pero este fenómeno no es único del cristianismo, como se puede evidenciar al observar casos como el de Israel o algunos países musulmanes. Israel utiliza el elemento religioso para justificar la política de agresión en contra del pueblo palestino, al que se califica como un usurpador de una tierras que, según su tradición religiosa, les pertenecen al haberles sido conferidas por Jehová. Y sobre la base de un apego irrestricto a lo religioso, han montado su Estado, tanto que los sectores más fundamentalistas no sólo cuentan con unos beneficios que no poseen otros(as) creyentes menos conservadores, sino que en las instituciones políticas, sus partidos son bisagras al poder.

En el mundo islámico, también, se dan estas peligrosas confusiones entre lo religioso y el Estado. El caso más terrible y patético ha sido el del régimen talibán en Afganistán. La destrucción de obras de arte y tesoros arqueológicos y la sistemática imposición de patrones de conducta a hombres y mujeres son manifestaciones de una barbarie no imaginada en el siglo XXI, y todo inspirado en una aplicación de dogmas religiosos. Por supuesto, esto no justifica las guerras de agresión en contra del pueblo afgano, pero tampoco hay que cerrar los ojos a una realidad más que evidente.

De estos casos hasta aquí expuestos creo que se pueden señalar varias regularidades: Una concepción conservadora y reaccionaria del poder, un esfuerzo sistemático por imponer una moralidad que apela a la sumisión, un modo autoritario y despótico de imponer el dominio sobre la sociedad y la exclusión, física y/o simbólica de aquellos sectores sociales que no respondan a una concepción dogmática (en lo religioso) de lo que debe ser un hombre o una mujer. Digresión necesaria, dado que no es un ensayo extenso, puede ser objeto de mayor análisis, y ya me sentiría feliz de que así fuera.

Costa Rica no escapa a esta tendencia

Desde hace ya bastante tiempo se puede observar en nuestro país manifestaciones de este talante neoultramontano en sectores cada vez más amplios de lo político. No estamos siquiera cerca de llegar a los extremos de los casos que expuse arriba, pero eso no debe hacer dejar de lado la situación.

Basta con recordar, por ejemplo, lo dificultoso que ha sido modificar la Constitución Política para eliminar la confesionalidad del Estado, resabio que creo ya son muy pocos países en el mundo que lo mantienen. Y todavía más complicado fue la propuesta de eliminar el juramente ante Dios, se acusó a quienes lo apoyaron de ser poco menos que íncubos demoníacos por querer “sacar a Dios de la Constitución”. ¡Pero sí hasta en la catolicísima España los cargos pueden optar por jurar ante Dios o la Constitución!

Laura Chinchilla, "hija predilecta de María". Esta distinción 
la ha pagado durante su gestión a la Iglesia católica, bloqueando 
las uniones de personas del mismo sexo y la fecundación in vitro.
O bien el que nuestra actual presidenta, pocos días después de haber sido electa, fuera nombrada por parte del obispo de Cartago como “hija predilecta de María”. Entre eso y que Franco saliera bajo palio, ¿cuál es la diferencia simbólica? A mi modo de ver ninguna, en ambos casos la Iglesia actuó como un legitimador del poder civil. ¿Será por ello que la actual administración ha actuado tan a remolque en cuanto a ciertos derechos civiles, sobre todo, de las personas sexualmente diversas o en el caso de la fecundación in vitro? Si el que un gobierno actúe a dictado de la Conferencia Episcopal y ciertos grupos neopentecostales no es ser ultramontano, ¿qué lo es?

Es por ello que no llama la atención, pensando en que fuera un evento aislado, el empoderamiento y desfachatez con la que actúa Justo Orozco, diputado por un partido abiertamente confesional y él mismo, pastor de una congregación religiosas. Es por ello que se puede entender que otro partido igualmente confesional, escisión del de Orozco, haya propuesto convertir a Costa Rica en una especie de monarquía celestial, al proponer que se modificara la Constitución, eliminando la mención al catolicismo como religión oficial y se sustituyera por declarar... ¡A Jesucristo Rey y Señor de Costa Rica!

Vamos más allá, en cuanto al uso de lugares comunes en el lenguaje. Actualmente parece que es imposible oír declaraciones, ya sea de políticos(as), jerarcas o simples futbolistas, que no tengan que hacer, al menos, una mención a Dios o la Virgen María. Hasta cansino es, pero, ¿no es esto reflejo de como la religión se va instalando como el elemento de, supuestamente, legitimación del poder? ¿No es esta una manifestación de como la mención religiosa ya ha sido asumida como una manifestación de coerción social?

jueves, 21 de febrero de 2013

Opus Dei y Neopentecostales. Dios los inspira y el odio los junta.


El día de hoy, en La Nación, se publican dos artículos de opinión sobre la cuestión de la homosexualidad. El primero, de Gustavo Román Jacobo (¿Curar aMessi?), es una reflexión muy comedida, enmarcado en una premisa básica, el respeto a los derechos humanos y la persona en el centro del análisis. Por si fuera poco, logra un equilibrio bastante aceptable en cuanto a una posición desde una fe religiosa y elementos de orden no religioso. En suma, una muy buena pieza de ensayística periodística.

Jokin de Irala, un médico
al servicio del Opus Dei.
Inmediatamente abajo, hecho ya de por sí simbólico, se publica otro artículo firmado por Jokin de Irala. Desde una posición de autoridad y falsa neutralidad, el médico navarro hace un intento por desviar el foco del debate sobre los derechos de las parejas del mismo sexo (sociedades de convivencia). Pretende que primero se debata si ser homosexual es una alteración de la salud mental o no lo es. A contracorriente del artículo de Román Jacobo, en este se destilan una serie de afirmaciones que solamente pueden ser consideradas desde una posición absolutamente interesada, y dicho claramente, es la posición ultramontana del Opus Dei.

Cada quien podrá leer con calma ambos artículos, ahí están los enlaces. Pero ahora me interesa más presentar quien es este médico navarro de apellido de Irala.

Jokin de Irala nació en 1958 en la ciudad de Lapurdi. Se graduó como licenciado en medicina por la Universidad de Navarra y realizó estudios de posgrado en Dundee y Massachussets. Actualmente labora como catedrático en la Universidad de Navarra en la cátedra de Medicina Preventiva y Salud Pública.

El Opus Dei desarrolla una febril acti-
vidad en contra de la tan odiada mo-
dernidad por parte del Vaticano.
¿Cuáles son sus nexos con el Opus Dei? Muchos como se podrá ver a continuación. En el sitio web Educar Hoy, vinculado a una concepción católica conservadora de la educación, anunciaron el nombramiento de Irala como miembro correspondiente de la Academia Pontificia para la Vida. En la nota, al resaltar los principales logros que posee este médico, citan textualmente
"En 1983, Jokin de Irala, junto con otros jóvenes estudiantes de la Universidad de Navarra, fundaron la asociación “Jóvenes Pro Vida de Navarra. Desde entonces ha participado activamente en organizaciones no gubernamentales que promocionan la investigación y la divulgación de la educación y orientación familiar, la educación afectivo-sexual de los jóvenes y la planificación familiar natural." (El destacado en negrita es del original, el subrayado nuestro)
La misma Academia Pontificia para la Vida responde, también, a una visión interesada. Fue fundada en 1994 por Juan Pablo II y que
"...tiene como objetivo promover el progreso de los estudios sobre los principales temas de la bioética y del derecho, relativos a la promoción y defensa de la vida."
En una entrevista concedida al diario digital Hispanidad, a la pregunta de como valoraba este nombramiento, de Irala responde
Es para mí muy emocionante, además de una responsabilidad y un reto tanto a nivel profesional como por mi condición de católico." (El destacado es nuestro).
Conclusiones hasta aquí: de Irala no parte de una posición de neutralidad valorativa y es cuestionable que la pueda mantener a lo largo de sus trabajos. Es muy probable que anteponga sus valores religiosos al trabajo científico, y son valores religiosos claramente conservadores, cuando no que reaccionarios.

Asimismo, de Irala desempeña un cargo de autoridad en la Universidad de Navarra, una universidad que en su página web menciona que

"La Universidad de Navarra nació en 1952, promovida por San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei. Desde entonces, son muchos los hitos que han marcado su historia, marcada por la búsqueda de la excelencia en la docencia y la investigación, siempre al servicio de las personas y la sociedad." (El destacado es nuestro).

Para terminar la historia, el doctor de Irala visitó el país ya en noviembre del 2012, dictando una serie de conferencias a padres, madres y alumnos(as) de las instituciones educativas propiedad del Opus Dei en Costa Rica (Olmos Preschool, Iribó School y Yorkín School). Y no mes estoy inventado nada, ya que en la página web la ADEC lo explicitan
"ADEC, fue fundada en 1983 gracias al empeño y deseo de un grupo de padres de familia, por brindar a sus hijas e hijos, una educación de calidad integral, inspirados en la vida y enseñanzas de San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei." (Destacado en el original).
La coalición ultramontana

Lo que no deja de llamar la atención aquí es que de Irala ha sido promocionado, desde su curul legislativa, por el pastor neopentecostal Justo Orozco. Se evidencia así que, en este caso, puede más la visión reaccionaria del Estado que las diferencias de otro orden en lo doctrinario-religioso. Esta es una cuestión que no debería pasar desapercibida porque, en mi concepto, es una situación que subyace y determina mucho del accionar de los partidos políticos y del mismo Estado en Costa Rica.

Hoy por hoy, en cuanto a legislar sobre derechos individuales y colectivos, no vale de nada hacer una caracterización de las ideas políticas de los partidos, pensando en que sus representantes en las instituciones respondan a ellos. Parece más determinante el como se adscriben, o no, a ciertos patrones de valores inspirados por las ideas religiosas, lo cual por cierto, no es un buen síntoma para un Estado como el costarricense ya pasada la primera década del siglo XXI.




sábado, 9 de febrero de 2013

Negociando con Mefistófeles. Las negociaciones PAC-PUSC-ML


La primera referencia al personaje de Fausto surge en Alemania a finales del siglo XVI. D. Johannes Faustus, un alquimista experimentador y ambicioso, al no lograr los efectos deseados a través del ejercicio de su arte, pacta con el diablo y obtiene juventud, fama, placer al pequeño costo de vender su alma inmortal.

Implantado en la cultura occidental o eurocentrada, este personaje ha evolucionado a lo largo del tiempo. Así, en el siglo XIX es trabajado por Goethe, con alguna variación. Posteriormente, en el siglo XX, Klaus Mann, el hijo de Thomas, lo utiliza como hilo conductor de su obra, llevada al cine, Mephisto. Una crítica a muchos Faustos que en el período oscuro del nazismo en Alemania, se vendieron a este régimen criminal.

De Klaus Mann me queda ese sentimiento de que en la política, sobre todo en su dimensión electoral, muchas veces las dirigencias toman decisiones en las que, de una u otra manera, sacrifican su esencia en aras de lograr lo que no logran a través de las urnas, el acceso al gobierno. Es un síntoma, a mi parecer, del inicio de la descomposición interna de cualquier partido.

La apuesta de Elizabeth Fonseca está clara:
una coalición con el PUSC y el ML. ¿Acce-
der al gobierno a costa de la esencia asumi-
da como el mayor valor de cohesión del PAC?
Este parece ser el caso del Partido Acción Ciudadana (PAC) hoy. Su presidenta está en una actitud que parece desesperación por lograr tener el chance de ser gobierno. Para ello, y a contrapelo de lo que parecía ser el sentir de una parte de la base de su partido, inicia negociaciones con algunos dirigentes del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC). Tratando de mantener una cierta coherencia son lo que manifiestan es la esencia fundacional del PAC, plantean en un momento dado, que no piensan incluir al Movimiento Libertario (ML), partido cuyo merito más palpable (y bastante cuestionable), es haberse convertido en el portaestandarte del neoliberalismo, eso sí, de manera franca y abierta.

Hoy nos sorprende una noticia, publicada en La República, de que la señora Fonseca, presidenta del PAC, parece haber abierto la posibilidad de que el ML, forme parte de esa coalición anhelada para acceder al gobierno. Inmediatamente, el sector del PUSC encabezado por el expresidente Calderón Fournier, manifiesta su regocijo. A más tardar en junio quieren tener firmado el contrato en el que el PAC, a cambio de su esencia, se juega el chance de poder formar gobierno con Otto Guevara, Rafael Angel Calderón y otros nefandos personajes similares. Atrás quedan los discursos en torno a la ética, la probidad y la honradez, atrás quedan los “deber ser” para lograr el gobierno, el poder, el saberse ganadores... ¿a costa de qué?
El mayor ganador será, sin duda, Otto Guevara.
Un acuerdo con el PAC lo limpia de la condena
que ese mismo partido le dió por sus manejos de
los fondos de la deuda política.
Podrán decirnos que el ML ha cambiado, que en el PUSC hay gente honorable. De lo segundo no lo pongo en duda, de lo primero lo relativizo. Puede que hayan cambiado en cuanto a la velocidad y el tono en que proponen las reformas estructurales, pero la esencia sigue siendo la misma: desregulación absoluta, política fiscal regresiva, privatización y corporativismo en la prestación de servicios públicos, apertura comercial y focalización de las políticas sociales.

¿Qué opina Juan Carlos
Mendoza? Hasta ahora,
el silencio no ayuda en
nada.
Ahora bien, ¿qué pasa con los precandidatos del PAC? Los del PUSC parecen haber jugado bien sus cartas en este póquer electoral. Cayeron parados y se aseguran su supervivencia aún cuando sea el sector afín a Calderón Fournier el que logre el control de los órganos de dirección del PUSC. El ML también salva sus naves, haciendose socio del PAC y, por ósmosis, logrando un baño purificador que haga limpia en las máculas que han caído sobre su dirigente Otto Guevara. Pero el PAC, ¿ganaría o perdería? ¿Estará dispuesta la base fuerte del PAC a apoyar y participar en una campaña a la par de quienes han sido sus “otros amenazanates” desde hace bastantes años? ¿Cuánta del momentum que se dió durante la lucha contra el TLC podrá actuar en contra de los deseos de acceder al gobierno?

Igual de silencioso se ha mostrado Luis
Guillermo Solís. ¿Dirá algo a favor o en
contra?
Porque siendo realistas, sí se logra imponer la lógica de que esta coalición tiene como fin principal (y pareciera que único), desplazar al Partido Liberación Nacional del gobierno, los precandidatos actuales del PAC, en concreto Juan Carlos Mendoza y Luis Guillermo Solís, no los veo como las caras de una papeleta presidencial. La correlación de fuerzas será francamente desventajosa para el PAC. Alguien podrá alegar que Epsy Campbell sería la candidata más popular, sin embargo, al día de hoy, tampoco se ha manifestado. Las razones de estos silencios son realmente desconcertantes para mucha gente.

domingo, 3 de febrero de 2013

Discrepancias con Jaime Ordóñez. Reacciones a una intervención sobre la coalición de oposición.


 Ayer sábado 2 de febrero, en el auditorio de la Conferencia Episcopal, asistí como observador por el partido en el que milito, a una reunión del grupo que se ha dado en llamar de “Río Segundo”. En la invitación que nos cursaron, mencionaban que era una reunión en la que el protagonismo descansaba, fundamentalmente, en las organizaciones sociales. En ese tanto asistimos, eso sí, con un compromiso de participar únicamente si era necesario y sin querer influir en la dinámica de la reunión.

Es hora de ir desmitificando a los
expertos del sistema, que más ac-
túan como profetas que como aca-
démicos en el debate público.
En cierto momento, intervino el politólogo Jaime Ordóñez. Su nombre y su cara son bastante conocidos por el gran público, sobre todo en la época electoral, dado que se ha convertido en uno de esos expertos del sistema, cuyas opiniones son tomadas como ciertas y definitivas y, usualmente, no son ni discutidas ni confrontadas. Y en este caso, no fue una excepción. Hay que agregar que, además, parece era un observador, aunque no faltaron comentarios de corrillo que calificaran su presencia como un acto de paracaidismo.

Haciendo primero una diferenciación ante el resto del auditorio, dejando patente cuales son las credenciales que le legitiman como experto, comenzó a dar una prescripción de lo que se debía hacer y como se debía hacer. Desde ahí ya tengo discrepancias con él. En primer término, demuestra un talante de superioridad sobre las personas que ahí asistieron. Empezar diciendo que forma parte de un “esfuerzo académico”, ya marca una diferencia (nosotros sabemos, Ustedes no; escuchen a quien sabe). Recitar su curriculum y su experiencia (que no voy a negar porque es innegable), sólo refuerza lo anterior.

Mariano Figueres, inspirador
del esfuerzo por construir una
coalición electoral progresista.
Ya cuando inicia con su prescripción “autorizada” plantea que la coalición que busca Mariano Figueres y otras personas, no debe cerrarse a ninguna corriente. Aquí viene el segundo irrespeto dado que, pocos minutos antes, el mismo Mariano Figueres había señalado que uno de los pilares sobre el que pretenden construir esa coalición es el de la coherencia ideológica, y esta coherencia se busca a partir de un punto de partida fundamental: debe oponerse a la ideología neoliberal que ha inspirado las acciones económicas del Estado en los últimos 30 años. Ordóñez descalifica este propósito y sólo lo podría entender bajo una visión de “se acabó la historia”. ¿Habrá algo de esto, será esta una lógica que ha inspirado a quienes claman por todos contra Liberación Nacional?

Como corresponde a un experto del sistema, su prescripción la trata de ilustrar con ejemplos considerados exitosos por Ordoñez. Nos mencionó tres: España (1975), Nicaragua (1979) y Chile (1992). En todos estos procesos, menciona, los partidos políticos depusieron sus objetivos políticos particulares para pactar alianzas. Pero Ordóñez obvia, no sí se por olvido o por omisión voluntaria, que en estos tres países cuando se dan los pactos que conducen a estos acuerdos, se viene saliendo de dictaduras militares altamente represivas (Franco, Somoza y Pinochet respectivamente), donde el accionar de los partidos políticos estaba prohibido y reprimido y en donde la principal reivindicación pasaba por construir un sistema político que se basara en la democracia electoral liberal. Desde ahí, ese era el objetivo común que podría unificar a las derechas y las izquierdas en esos tres países.

Desde una posición de ex-
perto, que reforzó al inicio
de su intervención, Jaime
Ordóñez cometió algunas
omisiones en sus ejemplos.
El caso de Costa Rica no es ese. El orden democrático electoral no se ha roto, los partidos políticos aún siguen siendo el puntal sobre el que se ordena el sistema político. Por eso es que la coherencia ideológica sí es importante, dado que forma parte de explotar las posibilidades mismas del sistema electoral. Una digresión aclaratoria: cuando hablo del sistema electoral lo pienso un poco como un tipo ideal, sin entrar a considerar los elementos que lo sesgan o son contradictorios entre el ser y el deber ser.

El segundo elemento en el que Ordóñez nos dio una prescripción fue cuando señala que más que plantear cuestiones de principios orientadores de construcción de un programa electoral, lo que se debía era tomar “cuatro o cinco cosas” y sobre eso articular la coalición. Nuevamente hay un cierto irrespeto, dado que no parece haber leído 15 afiches colocados en las paredes del auditorio y que recogían muchas propuestas concretas que ya han propuesto. Igualmente, busca ejemplos y se ceba con el caso de los salarios de los profesionales médicos de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS)
.
Concretamente hace una comparación entre el porcentaje del presupuesto que la CCSS destina al pago de salarios (según él 83%). Pasa después a mencionar que la CCSS debería destinar un 25% en investigación y suministros. Pero deja ahí la cosa. Tratando de seguir su lógica, si ese el problema, entonces no importa como se resuelva, siempre estará bien. Pero sí importa y, con el debido respeto, habrá un condicionante de orden ideológico en la toma de la decisión, en tanto la ideología es, entre otras cosas, un conjunto de valores que permiten orientar la praxis ante un problema concreto. Sólo como curiosidad, ¿será lo mismo despedir personal que reforzar el cobro a los morosos? No lo creo.